lunes, 14 de enero de 2008

el paraíso culinario


Es imposible vivir en Lima y no pensar en comer, desde cosas para el desayuno hasta la cena, y mil para picar durante todo el día hay millones de cosas y lugares dónde comer.


Porque es así, los domingos despiertas y encuentras el desayunito clásico del domingo, el tamal en la casa, algunos con huevo frito, el pan baguette, y otros con pan con chicharrón tan rico pero que no se puede comer en cualquier lugar, porque como dice siempre mamá hay que comer chancho en un buen sitio.


Y hablando de mamá es cierto que no hay mejor comida que la que te prepara tu mamá, si lo sabré yo que no vivo con ella hace casi 5 años, y a veces extraño desde su manera de cortar la cebolla hasta todo, pasando por el olluquito, plato al que antes, durante mi estancia en el seno familiar jamás presté mayor atención, los panamitos de mi mamá con bisteck cortado en cuadraditos, el ají especial ese que hacía que no debería llamarse ají porque practicamente ni pica pero que es buenaso con el cau cau, el arroz con pollo tan verdecito y lo mejor de todo, sin tanto condimento de mi mami.. la chicha, el agua de manzana, en finn..mejor ni sigo que me da más hambre.


Yo antes no comía como ahora, porque viví con mis padres hasta los 19 mas o menos y hasta esa edad y desde los 14 uno empieza con las interminables dietas porque cree que está tan gorda como un elefante, y no es cierto, y todo el mundo te lo dice, eres talla 26 de pantalón y de polo xs pero aún así sientes que estás gorda, y bueno, vives tomando agua, y manzanas, y te pierdes de todas las cosas ricas que hay a tu alrededor. Cuando me mudé con la rata me parecían excesivas las raciones de comida del almuerzo, del desayuno y hasta del postre, pero me fui acostumbrando, y ya después de casi 5 años de vivir juntos, aprecio las generosas raciones de comida en mi plato a la hora que me voy a almorzar.


Y cuando estás en la oficina uff, empiezas a irte a almorzar con la gente tragona de la of, que vamos a comer a tal lugar que está buenaso, que vamos a tomar desayunito a tal hueco que conozco, que un chifita o una pizzita luego de trabajar, obvio las infaltables chelitas, y cuando trabajaba los sábados hasta la 1 era peor.. un cebichito?? uuuy que rico. Y es que es así, es parte de todas las celebraciones, ir a comer, una reunión de negocios, ir a comer, viene alguien a visitarte del extranjero y es ir a comer de hecho, y bueno, nosotras entre mujeres aún no decimos tan seguido vamos a comer algo sino... vamos a tomar un café?


Por donde mires está la comida, me acuerdo de los churros esos insalubres que vendían a la salida del colegio cubiertos de azúcar que son largooootes y te cuestan 50 centavos, algunas personas morían o mueren por el algodón de azúcar, otras por las manzanas acarameladas, otras por la canchita, yo si muero por las yuquitas fritas esas de los puestos que te las dan en tu bolsita de papel kraft calientitas y llenas de grasa ufff, tanto así que una vez le pedí al cobrador del micro que me compre unas y se compre unas también si quería jajajaja, y claro, también cuando cometí la brutalidad de comprarme una de esas bolsitas de yucas fritas en la playa, pero no en el puesto, sino a un chiquito que las vendia, y que horrible! eran como un chicle frio.. El cebiche que comía en el mercado antiguo que no creas que es malaso ah! porque hasta salió en el programa de Gastón! Mi jugo de naranja tomado en Wilson a las 8am. cuando estaba en finales del instituto y esperaba que abrieran las galerías para terminar de imprimir y darle los últimos toques a mi trabajo para el jurado. Es que sin duda, el Perú está lleno de cosas para comer, y digo el Perú porque cómo olvidar el arroz con mariscos que comimos con la rata en Huanchaco luego de que me subí al caballito de totora y también en Huanchaco probé por primera vez lo que era una raspadilla, pero qué raspadilla, no es como aquí que son una basura, sino era puro jugo de frutas con hielo y agua de manzana o piña, ufff que rico, me acuerdo que tenía que correr de las abejas que me perseguían para quitarme mi raspadillita rica. O el arroz chaufa y el chancho con tamarindo más ricos que he probado en mi vida que son el del popular chifa Unión que en realidad se llama Chung Yion y que queda en Barranco por el banco continental y que es bueniiisimo.



Los anticuchitos y picarones que nos llevaba a comer papá por las noches, o algunas noches de dulces como crema volteada, mazamorra morada o leche asada, y por supuesto, no tomábamos gaseosa, tomábamos watt´s en botellita que era buenaso y supuestamente más natural. O las lasagnas en la calle de las pizzas cuando aún se podía encontrar buena comida ahí y no mil tipas con minifaldas que te invitan a tomar una jarra de cerveza, "con buena música señorita y pista de baile" por 15 soles. Los sanguchotes de pollo con tu vaso de tecnopor hirviente en "El Peruanito" donde siempre me quedaba con la lengua quemada por horas y nunca llegaba a terminar el descomunal pan con pollo. En busca de esos sentimientos perdidos fuimos hace poco con ojonina, invadidas de nostalgia al siempre acogedor Manolos a comer churros con chocolate, pero por el calor no tomé chocolate sino un jugo gigante de fresas con leche acompañado de churros rellenos de crema pastelera, manjarblanco y fudge, todo por separado, si no imaginense, ni hablar.. Sin hablar de que antes cuando salías del doctor, el muy amable tipo, que minutos antes te había hecho querer vomitar metiéndote ese palo de madera en la boca sobre la lengua te regalaba al final de la consulta tu palito de caramelo, que era taaan ricooo!!...

Y así miles de historias, miles de potajes y gustitos, en los más insólitos lugares y en los más respetados restaurantes de moda, desde los buffets más ricos y fichos hasta las cosas ricas que puedes encontrar a la vuelta de la esquina, sin obviar la rica comida de mamá que nunca tiene punto de comparación. Uno encuentra siempre algo rico para comer en la gran Lima, si voy a la playa de hecho pido para picar mis choros a la chalaca uff y un par de cervecillas después porque no me gusta comer y tomar, a pesar de que en ese punto muchas personas y comerciales de televisión difieran conmigo.



Y después de la juerguita, viene el hambre, si estamos en barranco, una hamburguesita a la salida del dragón o del sargento para esperar que jorge le pegue al borracho que estuvo jodiendo a su enamorada, eso sí, escondidos dentro de la "sanguchería" porque en barranco todos los locales cierran a las 3am. Si estamos en miraflores, a comer unas hamburguesitas con sus yuquitas fritas al bembos o al mc donalds, este en último lugar, según como haya quedado el presupuesto. Algunos, sobre todo los hombres prefieren el famoso caldo de gallina, o las grandes salchipapas y tacos de la super rueda, yo soy más feliz con un lomo saltado jugosito que se mezcla con el arroz.. ufff!! y mejor ya no sigo, ya por fin es la hora de almorzar y me voy a mi casa, qué habrán cocinado hoy que estoy con ganas de comer algo rico..

6 comentarios:

InO MoXo dijo...

Le tengo envidia insana a todo aquel que se jacta de lo buenazo que cocina su madre!
Te envidio porque lo máximo que la mía puede hacer son huevos fritos, aunque tuvimos una empleada que cocinaba tan bien que ahora le están pagando la carrera de cheff, inversión y todo eso.
Hoy almorcé pollo asado y puré con la gente de la chamba, obviamente todos con su loncherita.

Me divertí leyéndote.

Alex Corvetto dijo...

alli si me cagas. la comida es mi punto debil y aqui donde vivo no hay ni un solo restaurant peruano> :(
el mas cerca a casi 3 horas. besos. que bueno que vivas alli y lo reconozcas. Toma a muchos salir de su pais para darse cuenta de su comida>

OKIPERU dijo...

Datos Adjuntos:
Restaurant Cordano (Jr Ancash Cdra 1 - Frente de Palacio de Gobierno - Lima)...TACU TACU.
Restaurant El Paisa (Jr Apurimac Cdra 2 o 3??? - Lima)... JALEA MIXTA.
Tu blog es un encanto Merme. Te linkeo en este mismo instante.
Saludos.

xavierjuja dijo...

Mi mamá cocina buenazo. Recuerdo uan de las primeras veces que comi en un menú y pedi una causa, recordando la causa gigante que hace mi mamá con palta, huevo, mayonesa, atún, cebolla, aceituna y asi por capas de papa mezclada con ají amarillo; me aluciné una cosa buenaza, pero no, llegaron con un cuadradito de papa sin sabor que parecia le habian untado el atún, quería que mi mamá me preparé la comida siempre.

Después de una borrachera el famoso sanguchón, si estas en barranco te vas al lado del Tizón, en miraflores te vas al miguelón o al mcdonalds, o si estas cerca a algún sitio donde venden caldo de gallina, ya estas ganado.

Mi mamá hizó causa hoy :')

saludos.

jUjA!!

darling dijo...

Noooooooooooooooooooooooooooooo!!!
No debí leer este riquísimo post ahora que estoy a dieta. ¡Qué terrible! Y justo hoy que pequé.

La raspadilla de Huanchaco se me ha antojado terriblemente, entre otras cosas.

Renzo dijo...

Hola!

Tu blog es como una Emiliana del San Antonio...

Fresco, variado, y tiene de todo como para no cansarse. Volveré para leer el resto de entradas.