viernes, 4 de abril de 2008

mmm y si mejor te pones estoo???



de niña mi mamá escogía mi ropa, y debo decir, que mucha de esta, la empecé a detestar a eso de los 9 o 10 años, cuando ya empiezas a sentirte grande y a querer vestirte tu sola, luego pasa el tiempo y empiezas a escoger tus propias cosas, que felicidad, a pesar de que tus papás no estén para nada de acuerdo con tu forma de vestir, pero tambien.. quién podría estar de acuerdo con esos pantalones anchotes horrendos de bolsillos que solíamos llamar "carpinteros" nefastos debo decir, pero igual los tenía, en azul, celeste y negro, y es más recuerdo, lo cual no sé si fuese solo moda en mi colegio, que las niñas solíamos vestirnos como hombres a eso de los 13 o 14 años, con ropa surfer pero en tallas grandotas y polos de hombres, lo cual no hace para nada destacar tus insipientes formas femeninas a esa edad :S pero por lo visto eso no nos importaba. Después ya tuve 15 años y empecé a vestirme un poco mejor, por eso de que ya tenía enamorado y éste tenía 4 años más que yo y a mi parecer debía verme un poquito mayor, pero aún así mi mamá no me compraba lo que yo quería del todo, siempre intentaba convencerme de alguna cosa u otra, lo cual me daba mucha cólera, así que optó por una temporada por no comprarme nada porque cada vez que aparecía con un polo sorpresa este pasaba a mi cajón, en el rincón del olvido.. porque decía que yo era bien "fregada"



Ahora que soy una persona independiente y me pongo lo que quiero, aún sigo escuchando comentarios como "que gracioso te has vestido hoy", "siempre merme con sus ropas locas", "por qué no te pones tacos si eres enana?" "me gusta porque te vistes raro", y sí reconozco que tengo un estilo peculiar, eso si, no soy nada radical en cuanto a usar todo negro o peinados estrambóticos, creo que mi tendencia va mas por ropa colorida, ropa feliz, obvio combinando todo bien, no me verán nunca en la sección del blog de Serendipity donde raja de las vestimentas estrafalarias. eso si que nunca.



Y bueno, todo este preámbulo sobre mi vida y la ropa para llegar al tema que me dejó pensando hoy, pues resulta que la rata ha cambiado de trabajo, y ahora tiene que ir a la camisita y el pantaloncito y esas cosas, cosa que la rata jamás ha hecho, porque en sus anteriores trabajos siempre iba en jean y en polo, cosa que yo odiaba, odiaba tanta informalidad, porque ya el caía en los excesos de informalidad.



Ayer le dije, "ahora tenemos que ir a comprarte camisas porque esas dos que tienes ya son nada", el sonrió, y yo le dije "en serio" emocionada por dentro.



Pero hoy después de estar viendo camisas por mi cuenta, y comentarle a una compañera de la oficina que teníamos que ir a comprar camisas, pensé y es más lo dije... "me estoy convirtiendo en mi vieja, pensando en escogerle las camisas a mi papá" y ese es el tema de hoy:



¿por qué las mujeres tenemos la manía o costumbre de querer escogerle la ropa a nuestras ratas??



Cuando tenemos oportunidad de regalarles algo, suele ser un polo, o una camisa o algo para ponerse, y no me vas a negar que él tiene un par de polos o shorts que detestas, o ropa "camote" de la que no se separa. Cuando la rata y yo empezamos, más o menos por el año 1999, él tenía una casaca negra de jean, que de negra ya tenía muy poco, pero el la amaba, qué difícil fue lograr que se deshiciera de ella. Además un problema que mi madre tenía y que yo también tengo ahora es la cantidad de ropa de "deporte" y nooo no es que mi rata sea campeón olímpico, ni nada por el estilo, sino que es como casi todos los hombres del perú, "pichanga-adictos", así que además de la camiseta de la U, la de argentina, de holanda, de méxico tiene las camisetas que se mandó a hacer en cada campeonato de cada trabajo en los que ha estado, y como estas camisetas no vienen solas no, tenemos un cajón y un poco más repleto de estas cosas inservibles como shorts y medias de fútbol.

¿Por qué será? hace tiempo un amigo me contaba que observaba con estupor la escena de nuestro amigo en común, rodrigo, que iba a la peluquería acompañado de su enamorada, y ésta era quien le explicaba a la estilista cómo era el corte que le harían a su enamorado, a lo que él asentía obedientemente y se dejaba cortar, en caso pamela no quedara contenta, le llamaría la atención a la estilista, rodrigo se dejaría retocar y recortar un poco más y luego pagaría y ambos se irian muy contentos; tiempo después pamela y rodrigo terminaron y fueron varias las llamadas que recibí por parte de él pidiendome que por favor lo acompañase a comprar ropa, a la peluquería y cosas así que "entienden las mujeres", usando sus palabras. Esto me hace pensar que a muchos hombres les gusta esto, esta especie de tomada de posta de la enamorada o esposa, que los asesora y muchas veces les dice qué ponerse, claro que yo pienso que ya lo de rodrigo es too much no?



Creo que eso de que la esposa o enamorada te escoja la ropa es algo más normal, más aceptable que si lo fuese del lado contrario, cómo podríamos nosotras admitir que la pareja nos elija la ropa!!?? eso sería imperdonable. Dime si no es cierto, ¿no te ha sucedido que las primeras veces cuando a tu media naranja se le ocurrió comprarte algo no dió para nada en el clavo? Recuerdo que la primera vez que la rata me regaló algo para ponerme fue un par de sandalias idénticas a unas que yo amaba y que siempre usaba, y cuál fue después de años su justificación para regalarme unos zapatos idénticos a los que yo tenía?? pues que se notaba que me gustaban los zapatos así ... o sea siii pero no dos iguales no???? Así que después de episodios tan extraños como el anteriormente descrito optamos siempre por ir a comprar juntos mis regalos, lo cual debo admitir le quita emoción al asunto de la sorpresa y eso.. pero me asegura tener lo que yo quiero.


y por eso creo que los hombres pueden dividirse en los siguientes grupos:


- el fashion total: que todos los días anda con las camisitas, obvio de marca, siempre impecable, que para tonear se pone el polo de moda, medio apretadito, porque obvio ya no está de super moda usar el polo sueltaso, sino que si puedes mostrarlos, luzcas tus brazos trabajados arduamente, muchos de estos especímenes no pueden salir sin antes hacerse el respectivo peinadito de pelitos parados. Vale decir que frecuenta todos los lugares de moda, en su facebook o hi5 tiene las fotos en las que abajo aparece el logo de lima2tonight y demás portales juerguerísticos.



- el arreglado: que se pone un polo y un jean, no le quita el sueño la ropa, pero para salir los fines de semana tiene sus camisitas putonas y sus politos juergueros, se baña antes de salir, se echa su colonia de fin y listo!


- el despreocupado: que no le interesa en lo absoluto lo que se pone, prefiere andar en buzo, en short así sea invierno o verano, combina camisa con short, o se pone todo elegante y abajo zapatillas de futbol, para con poleras de capucha anchas, en definitiva, medio desastrosito. Detesta ir a lugares donde se pueda encontrar con el fashion total, prefiere barcitos donde estar cómodo, o chupetas en casas de amigos.



(por ahí se me deben escapar un par de tipos, tal vez los "emos" pero pucha ya para qué hablar de esos =D )



Creo que no podría estar con un hombre que se arregle más que yo, pero también es un poco molesto cuando estás con alguien que a todos lados quiere ir en buzo, y se molesta porque lo haces cambiarse, o que quiere usar todo el año manga corta porque tiene calor.. o que reniega porque le pides que por favor se ponga algo mejor porque ese día van a comer con tus padres y para ti es importante, creo que lo mejor es llegar a entender la delgada línea entre mandonear y decidir lo que se pone el otro y ceder un poco para que le gustemos a nuestra pareja un poquito mas, eso ya es asunto de cada dos. Y si ya no entienden por la buena, pues aún podemos darle a sus mamás los polos feos para que los usen de trapeador, cambiárselos al ropavejero por un recogedor de basura o como hizo una vez mi mamá regalárselas al loco calato que pasaba por mi casa.

6 comentarios:

Acitsonga dijo...

Por fortuna Mermi no soy de dictar que trapos se tienen que poner mis calentaos. En lo que si te doy toda la razon es en lo titanica que se hace la tarea de arrancarles de encima a los susodichos algun "look camote" que segun ellos es lo maximo.
Recuerdo que mi ex tenia una chompa negra con llamitas blancas HORRIBLE pero que el condenado se ponia como si fuera su mejor gala, la mas "in"... Y por años! El engordaba, la chompa ya le quedaba como wetsuit y el dale que la seguia usando. Y desde luego que cuando yo trataba de hacerle poner otra cosa no tenia ningun exito. Pero como todo tiene su final, aquella vez que estaban haciendo campañas para ayudar a los damnificados de Puno, aproveche su ausencia y mande sus llamas a casa. Creo que hasta hoy no me lo perdona.
En cuanto a regalarse trapos con la pareja... Hmmm, a mi nunca me ha ligado, la verdad no puedo comprarle ropa a ningun hombre, es mas, ni hago el esfuerzo. Es que en un asunto de gustos tan personales prefiero ser consultada o consultar (segun sea el caso) antes de gastar plata por las webs.
Ki wuina la del loco calato.

Pollo especialista dijo...

creo que todos tenemos una prenda camote, con la que sentimos la seguridad de vernos bien...así que regalada o no ropa que no gusta sigue su camino pasando a otras manos...y por qué no al loco calato?...muy buena

InO MoXo dijo...

Mermeeeeeeee, me has hecho reír y recordar, un día me quejaba con July (mi madre) que la ropa que solía comprarme no me gustaba para nada y que ir a comprar con ella no era precisamente interesante y que, como buen vago que soy, no iría a comprarme algo jamás.
Pues bien, luego de esa charla tuve mi primer trabajo y el día de pago llegué a casa y no había ropa, todos mis cajones vacíos, la percha, el ropero, no había nada. July no había olvidado la conversa y cuando salí a preguntar por mi ropa dijo tres palabras: Traperos de Emaús.
Mi primer sueldo se fue en ropa y desde ese día puedo decir que no me visto, me tapo. Extraño que la gorda me compre ropa, pero uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
Sólo una de mis enamoradas me regaló ropa, me regaló un polo con su nombre estampado, a ver, pregúntame si me lo puse!
Besos Merme, saludos para el rata en camisa y corbata!

xavierjuja dijo...

Jajajaja, eres toda una esposa. Recuerdo cuando era pequeño y también me compraron mis carpinteros, mi mamá los odiaba, pero a tanta insistencia no pudo hacer nada.

Mi enamorada no tiene mucho problema con mi ropa, sabe que es muy difícil que yo deje de ponerme mis camisas de franela o mi casaca jean, hasta me regalo una de mis camisas de franela; pero odia (y con toda su alma) la chiva que me estoy dejando y mas cuando le digo que voy a dejarla tan larga como para hacerme trenzas, jajajaja. Mi mamá y ella han unido fuerzas y creo que planean algo.

Cuidate :)

Marilia Navegando dijo...

jejeje, super interesante creo que la mayoria de los hombres so criados para que una mujer les atienda, por eso cuando la enamorada empieza a intervenir y a decirles como deben lucir, mansitos se dejan llevar.

Por mi parte nunca le he aconsejado a un novio que ponerse, simplemente porque de moda masculina no se nada, eso sí me gusta que anden limpios y sin cosas estrafalarias pero de ahi a saber que corte de pantalon esta de moda entre los chicos y el peinado ahi si estoy perdida.

Cys dijo...

Yo creo que a las mujeres nos gusta vestir a a otra gente porque es como jugar a las barbies